CONDROMALACIA ROTULIANA O SÍNDROME FÉMORO PATELAR

¿Qué significa tan extraño nombre?

Se trata de una lesión del cartílago de la rótula por desgaste del mismo. La rótula es el hueso redondeado y plano que está en la parte anterior de la rodilla y da cohesión a esta. Está sujeta por el tendón cuadricipital por arriba y por el rotuliano por abajo.

La rótula tiene un surco por el que ha de circular en su articulación con los cóndilos del fémur a modo de rail de tren, si  por descompensaciones de la musculatura, la rótula deja de articular con el fémur por su carril empezará a gastarse su parte interna, que está recubierta de un cartílago que al friccionar se gasta y cuando esto sucede empieza a doler.

Es una lesión que afecta tanto a personas con una musculatura débil, como a deportistas, y el rango de edades también es muy variado.

No debemos confundir con condropatía rotuliana, la condropatía es un desequilibrio biomecánico de la rótula y la condromalacia degeneración de su cartílago. (Recordemos que el sufijo –patía significa enfermedad y el sufijo –malacia reblandecimiento o desgaste)

 

“Es una lesión que afecta tanto a personas con una musculatura débil, como a deportistas”

 

¿Cuáles son los síntomas de la condromalacia rotuliana?

Los síntomas son dolor en cara interna de la rodilla, en la zona de la rótula, en fases iniciales son molestias que si no tratamos irán a más hasta dar un dolor importante, invalidante, sobre todo al caminar, correr o bajar escaleras o cuestas pronunciadas.

 

¿Cómo se diagnostica?

Mediante visita a nuestro médico o fisioterapeuta. Pruebas de imagen como RMN pueden ser de utilidad.

 

¿Cómo se trata la condromalacia rotuliana?

Con FISIOTERAPIA, tras una valoración postural y estructural tanto estática como dinámica identificaremos los músculos que no están trabajando como toca y reequilibraremos mediante ejercicios.

Suele haber una descompensación de la musculatura del cuádriceps que tendremos que valorar y corregir. Además complementar con trabajo de isquiotibiales, tratamientos de fisioterapia e ir corrigiendo de manera individualizada con ejercicios específicos.

Debemos valorar si la zona lumbar está trabajando como toca y si no es así, trabajarlo si así lo requiere.

Con nuestros pacientes una vez terminada la fase de fisioterapia y rehabilitación, pasamos a la fase de potenciación y prevención, con los entrenadores donde también trabajamos con ejercicios compensatorios para áreas débiles, super efectivo y minimizados el riesgo de recaídas tanto en deportistas como en no deportistas.

Una visita al podólogo será siempre de utilidad. La suplementación con colágeno, magnésico, zinc y ácido hialurónico es recomendada por muchos facultativos pero con discusión en cuanto a evidencia científica por el momento.

 

¿Qué hago para prevenir esta patología?

Mantener una musculatura activa y eficiente, hacer ejercicios complementarios en casa o gimnasio de piernas y CORE. Buena alimentación y buena hidratación.

 

Lucía Barca

Lucía Barca

lucia@menorcatrainers.com

Diplomada en Fisioterapia y Enfermería. Entrenadora Personal y Coach Nutricional en Menorca Trainers.